Aún al contemplar a la Virgen del Carmen, que se encuentra todavía en su palio presidiendo la iglesia de San Cayetano, recuerdan los fieles los emocionantes momentos vividos este fin de semana en torno a su coronación canónica. Un acontecimiento que sus organizadores, tanto el padre Juan Dobado, prior del convento de San Cayetano y promotor, junto a la Orden, del evento, así como Juan José Cas, presidente de la comisión para la coronación canónica, ya han calificado de “satisfacción plena”. Dobado resalta el solemne pontifical de la Catedral donde las más de 7.000 personas siguieron la ceremonia con un silencio que según Dobado “llamaba la atención”. El carmelita, que aún se emociona al revivir los momentos vividos el pasado sábado, se queda con “el viva de los niños del colegio Virgen del Carmen” cuando el obispo de Córdoba depositó la corona sobre las sienes de la Virgen ante un prolongado aplauso que “aún retumba en mi interior”, señala Dobado. En cuanto a la procesión de regreso, el carmelita reconoce que tanto él como los distintos carmelitas que acompañaron a la procesión se han encontrado con una “Córdoba inédita”, una ciudad totalmente volcada que “aplaude, vitorea, tira pétalos a la Virgen y tantos y tantos detalles en todo el recorrido”. Dobado muestra su total satisfacción por el acto en todos sus aspectos, a la vez que agradece “a todos y cada uno que ha puesto su granito de arena en este gran homenaje a la Virgen del Carmen”, sobre todo “al grupo joven de la hermandad”. En la misma línea se pronuncia Juan José Cas, quien señala que fue “un acontecimiento perfecto”. El presidente manifiesta que aún “está como en una nube, con la satisfacción del deber cumplido”. El presidente de la comisión valora positivamente este histórico acontecimiento, fruto de “un trabajo común que no se hubiese podido hacer sin la generosa implicación de muchas personas entre las que se encuentra la archicofradía con su hermana mayor al frente y los miembros de la comisión”. Al igual que el padre Juan Dobado, el presidente resalta la pontifical. “A pesar del masivo seguimiento, muchos de ellos niños, el comportamiento fue ejemplar”, dice. El programa de actos de la coronación se cerrará el próximo fin de semana con una solemne eucaristía de acción de gracias que dará comienzo a las 20.30 horas en la iglesia de San Cayetano a cargo del cardenal emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo. Asimismo, durante todo el fin de semana Nuestra Señora del Carmen coronada permanecerá expuesta a la veneración de los fieles en solemne besamanos extraordinario. Francisco Mellado, Diario Córdoba

Compartir