La hermandad bendice el trono, que han tallado Andrés y Manuel Valverde y ha dorado Ángel Varo.
Se había podido ver por fases en la página web de la hermandad e incluso en el Salón Cofrade, pero todas las expectativas se desbordaron hasta que ayer se vio, por fin, completo y montado. La hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia presentó y bendijo ayer el nuevo paso en el que a partir de ahora recorrerá las calles con su titular, y que hizo honor a lo que se había dicho de ayer en los tres últimos años: no deja de ser el mismo de 1943.
La cofradía, de hecho, insiste en que el nuevo respeta «escrupulosamente» la línea y dimensiones del que dejó de salir en 2010, aunque con una talla y un diseño más rico. Andrés Valverde Luján y Manuel Valverde Serrano realizaron el proyecto y se encargaron también de la talla.
La diferencia más notable está en los respiraderos, una parte de la que el antiguo paso carecía casi por completo. En su lugar había unas pequeñas caídas, que no eran sino formas que continuaban la talla del canasto. Esto da la impresión de que el paso es más alto, cuando en realidad su dimensión es prácticamente la misma. La canastilla sí es más parecida a la anterior, aunque la talla es mucho más minuiciosa y completa. Esto es visible en muchas partes, entre ellas las voluminosas esquinas.
Los que conocieran bien el antiguo paso notarán que el bombo de la canastilla es menos pronunciado que el anterior, aunque conserva la curva. El cambio más notable, sin embargo, será que estará totalmente dorada y no presentará partes plateadas. La cofradía decidió aplicar el pan de oro a toda la talla por su mejor efecto estético y además por estimar que si en el original no era así fue por falta de disponibilidad económica.
En el canasto se conservan varios elementos del paso anterior. Lo más visible son los dos ángeles que en el frontal sostienen el escudo de la hermandad, tallados por José Callejón, pero también la Dolorosa y el Ecce-Homo de los laterales y el escudo de Córdoba pintado en la trasera por Díaz Peno. Todos se han restaurado y repolicromado.
Ángel Varo ha aplicado el pan de oro sobre bol rojo, de forma que su color no es tan brillante como el de otros tronos. Destacan en él los estofados, el color de las frutas y el color negro de algunas zonas en los respiraderos. Se completa el paso con los característicos candelabros, que responden al mismo modelo, pero también con mejor talla. Los faroles presentan una ornamentación más rica y son obra de Creaciones Soriano. Un nuevo llamador y una peana para la reliquia de los Mártires completan un paso que la cofradía quiere que sea «de todos los hermanos de la Misericordia».
Luis Miranda.

Fuente: El ABC de Córdoba y Vive7 TV

Compartir