Numerosas corporaciones han encargado piezas en los últimos meses.

La firma cordobesa Meryan mantiene viva en la ciudad la tradición del cuero repujado y la técnica del guadamecí para el ajuar de las cofradías. Así lo demuestran los numerosos encargos destinados a diversas cofradías que en los últimos meses han pasado por los talleres de esta empresa del cuero ubicada en la típica calle de Las Flores, en el barrio de La Judería.

Una de sus últimas creaciones ha sido un elaborado estandarte sacramental destinado a la hermandad de la Santa Cena de la localidad jiennense de Ubeda, una pieza realizada en cuero repujado siguiendo todas las técnicas del cordobán y guadamecí. Y es que, según Carlos Lara, artesano de Meryan, esta “técnica vuelve a resurgir” y cada vez son más “las cofradías que piden presupuestos para realizar alguna pieza en esta técnica tan cordobesa”.
En lo que respecta a Córdoba para este año estrenarán dos libros de reglas, uno el Martes Santo, para la hermandad de la Santa Faz, y otro, que fue bendecido anoche en San Francisco, para la hermandad del Huerto.
La técnica del cordobán y guadamecí destinado a cofradías fue muy utilizada en la Semana Santa de los años 40 y 50, popularizado en la ciudad por el recordado Juan Martínez Cerrillo. Este artista ideó, entre otros, el antiguo paso de Nuestro Padre Jesús de las Penas (hermandad de la Esperanza), el palio de María Santísima de la Amargura (hermandad del Rescatado), así como numerosas insignias que aún se conservan entre el guión de cofradías como la de la Esperanza.
F. M.

Fuente: Diario Córdoba.

Compartir