Los técnicos del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), dependiente de la Junta de Andalucía, presentaron ayer en la ermita de la Candelaria los pormenores de la intervención a la que ha sido sometido en el último año el grupo escultórico de Nuestra Señora de las Angustias.
La intervención directa sobre el grupo escultórico la han realizado las restauradoras María Teresa Real y Cinta Rubio, presentes en el acto de anoche, junto a un equipo multidisciplinar compuesto por un historiador, un biólogo, un químico y un fotógrafo, llevándose a cabo con las técnicas más innovadoras en este tipo de restauraciones.

Según las especialistas, que anoche intervinieron en el acto, las imágenes que conforman el grupo escultórico presentaban principalmente problemas de conservación relacionados con anteriores intervenciones, en concreto la llevada a cabo por Francisco Peláez del Espino en el año 1976.
Según las especialistas, producto de esta intervención, la Virgen tenía ciertos aditamentos y sobre todo repintes que han sido localizados a través de los estudios ultravioletas a los que han sido sometidos las imágenes.
Si bien, tal y como explicó la restauradora, “bajo estos capas de pintura se encontraba la policromía original” . La restauradora María Teresa Real indicó que desde los primeros estudios “se veía que la policromía original estaba muy bien conservada”.
Tras la presentación de los trabajos, se abrió un turno de preguntas donde el numeroso público que se congregó preguntaron a las especialistas distintas dudas sobre el proceso llevado a cabo, así como las políticas de conservación tras la restauración.
Por su parte, el hermano mayor, Antonio López de Letona, agradeció el trabajo de los profesionales del IAPH, a las que les obsequió con un cuadro de la Virgen de las Angustias.
Francisco Mellado.

Fuente: Diario Córdoba.

Compartir