La cofradía de la Huerta de la Reina supedita su presencia a los “ajustes horarios” que ha de realizar, mientras que la de Capuchinos pide un cambio en la calle Deanes.

El proyecto del traslado de la carrera oficial de la Semana Santa cordobesa a la Catedral, uno de los objetivos de la actual junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías, va ganando fuerza conforme van pasando los días. Cada vez son más las hermandades que manifiestan abiertamente su respaldo a la medida. A las 18 corporaciones que estarán presentes a partir del próximo Domingo de Ramos en el primer templo diocesano se le pueden unir otras dos más en 2012: la Estrella y la Paz y Esperanza. Los hermanos mayores de estas corporaciones, Jesús Rodríguez Barberena y Manuel Quirós, respectivamente, concretaron a El Día que éste es su deseo e incidieron en los ajustes que han de realizarse para que sus cortejos alcancen este punto del Casco Histórico.
De concretarse los deseos a los que se refirieron los dirigentes de ambas corporaciones, por la Catedral pasarían el año que viene una veintena de desfiles procesionales, una cantidad más que interesante para empezar a pensar en el abandono de la calle Claudio Marcelo y la plaza de las Tendillas como paso oficial de todas las cofradías durante la Semana Santa. Aunque tanto Rodríguez Barberena y Quirós mostraron su especial interés por llegar al principal templo de la capital, el primero lo ha incorporado de manera expresa en el programa de gobierno para los próximos cuatro años. Según expresó en unas declaraciones realizadas a este periódico, el hermano mayor de la Estrella supedita la presencia en la Catedral del cortejo de la Huerta de la Reina a los “ajustes horarios que van a ir concretándose”.
En el caso de la Paz y Esperanza, su llegada parece mucho más clara si se solventa un “pequeño problema que hay en la calle Deanes”, como así lo expreso el dirigente de la hermandad radicada en el convento del Santo Ángel, en la plaza de Capuchinos. Quirós se refirió en este sentido al “saliente de un balcón” que hay en este viario, un elemento que prácticamente representa el único inconveniente para que la Paz y Esperanza -la cofradía con más nazarenos de la ciudad- llegue a este enclave del Casco Histórico. El hermano mayor de la Paz y Esperanza manifestó que tiene constancia de que en la década de los 60 se retiraba este obstáculo para que pudiera pasar el paso procesional en su camino hacia la Catedral. “Si se hizo entonces por qué no se va a poder hacer ahora, casi 50 años después”, declaró Quirós al analizar los posibles obstáculos con los que puede encontrarse su hermandad en el camino al primer templo de la Diócesis.
La llegada de la Paz y Esperanza a la Catedral, que parece depender tan sólo de un saliente que hay en la calle Deanes, podría coincidir con el estreno del nuevo palio de la Virgen a la que rinde culto la cofradía. La corporación de Capuchinos tiene previsto así que éste sea el último año en el que la Virgen de la Paz y Esperanza va sobre el paso de palio que lució por primera vez en la Semana Santa de 1984. La intención de esta hermandad no es deshacerse de esta pieza, sino mantenerla como parte del patrimonio artístico que custodio junto al resto en la casa de hermandad -situada junto a la plaza en la que radica la cofradía.
En la actualidad hay 18 corporaciones que llegan al principal templo de la Diócesis, lo que supone más de la mitad de las hermandades que llegan a la carrera oficial en su estación de penitencia. Este año se incorporará además la Universitaria al paso por la Catedral, si bien esta cofradía todavía no ha decidido llegar a la carrera oficial. Su salida procesional se celebrará el próximo Jueves de Pasión desde la parroquia de San Pedro de Alcántara.
Rafael C. Mendoza.

Fuente: El Día de Córdoba.

Compartir