La Agrupación de Cofradías, a través de un comunicado, se reivindicó ayer como “responsable única de la organización de la Semana Santa de Córdoba y, por lo tanto, único interlocutor válido para resolver cuantas incidencias se produzcan en relación a la misma”. La nota sale al paso del acuerdo de la Delegación de Obras Públicas para que la hermandad del Prendimiento pueda pasar el Martes Santo por un pasillo (cerrado para el resto de personas) a través de las obras que se efectúan en Ronda de Isasa. Este acuerdo permitirá no solo mantener el recorrido del Prendimiento, sino también preservar el resto de horarios del Martes Santo.
Sin embargo, y aunque en la Agrupación “nos congratulamos de que lo imposible se haya convertido en posible”, critica que Obras Públicas, primero, hiciera oídos sordos a sus demandas, y más aún cuando la Agrupación solicitó al alcalde, Andrés Ocaña, que mediara en el problema, lo que provocó “una sorpresiva reacción de deslealtad” y que Obras Públicas se reafirmara en su postura contraria.
Redacción.

Fuente: Diario Córdoba.

Compartir