El aumento de 1.100 personas que hubo entre 2000 y 2008 comienza a menguar al salir 9.286 nazarenos en 2010, unos 300 menos de los que se vistieron en los dos años anteriores.

La edad dorada del nazareno que en su conjunto atravesó la Semana Santa de Córdoba en la última década con el importante y continuo ascenso vivido en la cantidad ha comenzado a perder el baño de oro para enseñar ligeramente el metal del que en el fondo está hecha la tradición de vestir el hábito. Sin ser los 9.286 nazarenos que en 2010 hicieron estación de penitencia la cifra más baja que se recuerde en las hermandades sí que es, al menos, la menos exitosa desde 2006 y muestra de un importante bajón en las filas de las procesiones sin transición alguna a partir de 2008 y 2009. Entonces se alcanzó el pico histórico de las hermandades cordobesas con 9.590 nazarenos que aguantaron, estancados, durante esos dos años, pero que en 2010 se recortaron nada menos que en 306 según los datos facilitados por la Agrupación de Cofradías a este diario, lo que supone un 3 por ciento del total.
Esta bajada, que coincide con el peor ejercicio vivido hasta ahora de un periodo de crisis económica que también está afectando a las hermandades, sitúa el número de nazarenos por debajo de los 9.448 que se contabilizaron en 2007 y de los 9.370 que hubo en 2006 pese a que las hermandades, en general, han optado por no incrementar en los últimos años los precios de sus papeletas de sitio y las cuotas de hermano para facilitar que todo el que hasta el momento participaba de la estación de penitencia lo siguiera haciendo, causa para la que algunas han anunciado que no cobrarían a quienes realmente no pudieran pagar.
El recorte destacable más reciente del número de nazarenos hay que buscarlo en el año 2000, hace una década. Entonces procesionaron 8.461 personas, lo que suponía más de un millar menos que las que habían acompañado a sus hermandades en 1998, cuando se llegó a 9.580, una cifra similar a la que se alcanzó en 2008 y 2009 y que, como ha ocurrido ahora, terminó desinflándose. Duró poco tiempo el mal momento y en 2001 fueron 500 nazarenos más los que vistieron la túnica.
Adelanto horario
Las estadísticas de la Agrupación de Hermandades recogen que en 2001 hubo 8.973 nazarenos, en 2002 se lograron 8.991. Tras una leve e insignificante bajada, siguió la tendencia al alza y se superaron los 9.000 en 2005, aunque el aumento más importante de esos años fue el de 2006 con otros 300 nazarenos. A todo ello pudo contribuir, entre otros factores, el adelanto en los horarios de entrada de las hermandades en carrera oficial y, por tanto en sus templos, frente a las altas horas en las que solían hacerlo en décadas precedentes.
El descenso de los más de 300 nazarenos que hubo el año pasado se repartió de la siguiente manera por días: el Jueves Santo volvió a ser la jornada más numerosa pese a que fue la que más penitentes perdió al pasar de 1.917 a 1.741. El Miércoles Santo contabilizó 1.406 nazarenos, que fueron 80 menos que en 2009; el Martes Santo se situó con 1.209 nazarenos, 38 menos que un año antes; el Domingo de Ramos con 1.679, en total 37 menos; y el Viernes Santo con 1.399 nazarenos, 9 menos. El Lunes Santo y el Domingo de Resurrección sí vieron por las calles más hábitos. El primero de ellos subió en cuatro nazarenos y la hermandad del Resucitado en 29 hasta alcanzar 1.622 y 230 nazarenos cada día.
Esto fue así debido a que más de la mitad de las hermandades que hicieron carrera oficial, que fueron 17, llevaron en su cortejo menos personas. El caso más destacable y desproporcionado es el de la Caridad, con 178 nazarenos, que son 126 menos que en 2009 en las estadísticas de la Agrupación. La Paz, que volvió a ser la más numerosa con 565 nazarenos, fue con 38 menos; la Sagrada Cena fue con 40 menos y el Descendimiento con 47. La hermandad de Jesús Caído se redujo en 23 y la Santa Faz en 30.
Como se aprecia, en el grupo se encuentran algunas de las que en los últimos años más se beneficiaron del incremento, como ocurrió también a la Esperanza, que fue en 2010 con 15 nazarenos menos. A ellas se unen el Rescatado (-23), el Calvario, los Dolores y Misericordia (-22), la Borriquita (-19), el Buen Suceso (-13), las Angustias (-11), la Soledad (-10), Huerto (-4) y el Prendimiento y el Perdón (-3). No obstante, ha habido hermandes que sí han visto aumentar sus filas. Entre ellas están algunas de las de silencio que tradicionalmente bajaban o se mantenían igual. Las que subieron son Expiración (32), Buena Muerte (31), Nazareno (19), Sepulcro (7), Via Crucis (4), Agonía (1), Sangre (7), Pasión (5), Gracia (5), Penas (22), Amor (3) y Resucitado (29).
Pese a los datos de 2010, en esta década se han consolidado tendencias que ya se advertían en la anterior. Así, la Paz y Jesús Caído se sitúan como las dos hermandades con más número de nazarenos, mientras que los Dolores y el Rescatado se cuentan entre las que más han perdido, aunque los Dolores mantuvo en 2010 su tercer puesto seguida de la Esperanza, una de las cofradías que más han avanzado en los últimos años en este sentido como ha ocurrido también con la Sagrada Cena desde que su sede canónica está en Poniente.
Compartir