El taller de Salteras, en el que se realiza, usará seis kilos de hilo de plata, metal en el que ya se ha cincelado la crestería de las ochavas.

El nuevo palio de María Santísima de la Paz y Esperanza está cada vez más cerca de ser una realidad. El taller al que la hermandad de Capuchinos ha encargado este ambicioso e ilusionante proyecto, Bordados Salteras, ha acometido desde que comenzara a trabajar el pasado mes de Octubre el 60 por ciento de las piezas que conformarán el que es uno de los estrenos más esperados para la Semana Santa de 2012.

Bajo diseño de Jesús de Julián con la colaboración de Rafael Jódar, hermanos ambos de la Paz, el palio es una pieza de clara inspiración decimonónica bordada en hilo de plata en la que abundan los elementos vegetales muy en sintonía con el manto estrenado en 2009, obra también de Bordados Salteras realizada en hilo de plata sobre lamé.
Roleos, hojarasca, ramas de olivo en el techo de palio, referentes a la advocación de la Virgen, y flores componen el conjunto con ausencia iconográfica excepto en la gloria y en el que tienen predominancia las dalias y las rosas, aunque no faltan azucenas en alusión a la Inmaculada Concepción de María en la bambalina central.
Como anunció la hermandad de la Paz cuando presentó el proyecto el año pasado, irá todo sobre malla de abeja confeccionada en hilo de oro por el mismo taller, lo que dará un aire distinto a otros palios andaluces bordados en plata. El resultado que pretende lograr la hermandad es el que se aprecia en la greca del manto de la Virgen.

Bordados Salteras ha concluido ya la mitad de la malla, soporte sobre el que se deberán montar las piezas que ahora están en bastidor y para las que se necesitarán, según las estimaciones del taller, unos seis kilos de hilo de plata.

Será el montaje de los elementos que forman el dibujo una de las tareas más «laboriosas», en palabras de José Manuel Azuaga, de Bordados Salteras, quien indicó que el nuevo palio de la Paz es un proyecto de «mucha envergadura» para realizar en el plazo de tiempo que la cofradía deseaba entre el pasado Octubre y la Semana Santa del año que viene, por lo que hay cinco personas del taller empleadas en su realización puesto que «todas las horas que le dediques son pocas».

Fácil de interpretar
Para interpretar el diseño, lo cual está resultando «fácil» puesto que se trata de «un gran dibujo», se están empleando técnicas clásicas del bordado a realce utilizadas desde el siglo XVIII y presentes principalmente en el XIX, como son muestra armada, puntita doble, media onda doble, media onda y cetillo según explicó Azuaga.

Llevará, además, bordado en hojilla y se enriquecerá todo con lentejuelas de plata. Las sedas se utilizarán sólo en los cuatro medallones de las esquinas del techo de palio para reproducir el abrazo de San Francisco (por la sede canónica de la Paz), el escudo de la hermandad, el de la Casa Real y el blasón del Papa Pío XII (en alusión a su carácter real y pontifico), así como en la imagen del Arcángel San Rafael que presidirá la gloria, como ocurre en el palio actual, sobre un fondo de nubes y rayos. El Custodio de Córdoba será realizado combinando la técnica del bordado en giraspe en los ropajes, orfebrería en plata y madera tallada y policromada para las partes carnosas, que se han encargado al imaginero Álvaro Vizcaíno. El coste de la imagen de San Rafael correrá a cargo del coro Paz y Esperanza, que se ha ofrecido a donarlo.

La mayor originalidad del conjunto estará en sus remates. La hermandad ya cuenta con una muestra del fleco, realizado a base de plata y cristal de swarovski, lo que le conferirá un aspecto original e inusual en los palios. Por su parte, la crestería en plata de ley también está siendo ya cincelada por los orfebres cordobeses Hermanos Zamorano.

La plata utilizada para ello procede de donaciones de hermanos y devotos de la Virgen de la Paz, a los que la corporación del Miércoles Santo ha solicitado colaboración mediante la cesión de piezas de este material. Para ello se ha colocado un cajón en la sede de la hermandad que ha permitido recoger prácticamente toda la plata necesaria pues los devotos han sido «generosos» según explicó Manuel Quirós, hermano mayor de la Hermandad.

La crestería es una pieza de inspiración romántica que rodea el conjunto a modo de moldura de media caña con hojas de laurel y con abundantes flores y frutas sobre cada una de las caídas de la bambalina. Se hará mediante cincelado en su mayoría, aunque algunas partes minuciosas exigirán que se emplee la técnica de la microfusión.

Por ahora se han terminado de cincelar los remates de las esquinas en ochava y se ha iniciado el trabajo de la crestería frontal. La idea de la hermandad es presentar esa bambalina una vez que se haya concluido tanto el bordado como la orfebrería, pero en fecha no determinada por ahora ya que todo depende de las donaciones que continúen haciendo las personas que están colaborando, para lo que la hermandad también ha abierto una cuenta en una entidad de ahorro.

Exhibición de la bambalina
La hermandad de la Paz ha accedido a la petición de Bordados Salteras para avanzar la bambalina frontal en Sevilla, ciudad en la que se exhibirá en unos grandes almacenes con los que ha alcanzado un acuerdo. El motivo de que la cofradía de la Paz y Esperanza haya dado permiso para mostrar parte del palio antes de acabarlo es que será una oportunidad para que lo admiren en Sevilla además de para dar a conocer el trabajo de los orfebres cordobeses que están cincelando la crestería. La presentación oficial del palio y su bendición se realizará en Córdoba una vez esté totalmente concluido para la estación de penitencia de 2012 en la que cobijará a María Santísima.

Corona y puñal para la Virgen

La Virgen de la Paz y Esperanza recibirá como ofrenda una corona y un puñal en plata de ley que han donado dos devotos de la imagen para que pueda estrenarlos en 2012. Las dos piezas han sido diseñadas por Jesús de Julián y están en consonancia con la estética romántica que la hermandad está procurando para el palio. Sobre la corona, el hermano mayor de la Paz, Manuel Quirós, indicó que es «discreta», con mucha «transparencia» y «etérea». Una pieza ligera, a diferencia de las otras con las que también cuenta la Virgen para su estación de penitencia. La idea de la cofradía es que estas coronas se alternen. Su ejecución se ha contratado con el orfebre Emilio León.

Por otro lado, y ya para la procesión de este año, la hermandad ha acometido una reestructuración de sus candelabros de cola, que se han elevado y estrechado para que haya una mejor visión del manto de la Virgen de la Paz. Además, estrenará dos cordones para el Señor de la Humildad y Paciencia que ha regalado su cuadrilla de costaleros, la misma que junto a la del paso de la Virgen colabora en la recogida de alimentos comenzada por la hermandad, campaña en la que ya se han recogido 1.000 kilos. La escasez de estrenos en esta ocasión se debe a que la corporación, que volverá a pasar por Santa Marina en su recorrido del Miércoles Santo, ha centrado todos sus esfuerzos en el nuevo palio.

Compartir