La negativa de la Junta a que el Prendimiento pase por allí, por estar en obras, hace peligrar la llegada de tres cofradías a la Catedral.

A tan sólo 28 días para la tercera jornada de la Semana Santa de 2011, la configuración del Martes Santo está en serio peligro. O cambian mucho las cosas, y según se escucha a una de las partes afectadas no tiene pinta de que lo vayan a hacer, o los planes de la Agrupación de Cofradías para que todas las hermandades pasen por la Catedral están a punto de saltar por los aires.
Se trata de las obras de una sola calle, por la que pasa una hermandad, pero que pueden afectar a dos más y obligar a un ajuste muy serio para el que por ahora no hay contenido. El problema está en la Ribera, cuyas obras no estarán terminadas para Semana Santa, según insistió ayer la Junta de Andalucía, a pesar de que las cofradías ya contaban con esta zona.
La Administración autonómica está terminando, a través de su Consejería de Obras Públicas, una importante obra en la Puerta del Puente y su entorno, en el que se incluye la Ribera. El delegado provincial de Obras Públicas, Francisco García Delgado, aseguró ayer ABC que se ha garantizado a la Agrupación de Cofradías que la Puerta del Puente y la plaza del Triunfo estarán transitables, después del buen ritmo de ejecución al que marchan los trabajos. Esto hará posible que se retire la actual pasarela situada al comienzo del Puente Romano y abrirá el camino para que las hermandades puedan pasar por esta zona. «Salvo algún problema de última hora, como un temporal muy intenso, no tiene que haber problemas», afirmó el delegado. Pese a todo, la pasarela provisional sigue instalada entre el paso sobre el Guadalquivir y la plaza del Triunfo.
Con la Ribera, sin embargo, no ocurrirá lo mismo. Francisco García Delgado insistió en que la cofradía del Prendimiento, que el Martes Santo tiene que pasar por allí, no podrá pisar esta vía. «No se puede pasar por mitad de una obra y así se lo hemos dicho a la Agrupación de Cofradías», afirmó el delegado de Obras Públicas, quien no dejó de mostrar su desacuerdo por que se dé por hecho que esta calle se podrá utilizar cuando la realidad es que aún estará en obras.
No es una cuestión menor: de que la cofradía salesiana pase por este enclave depende la organización de toda la jornada y de forma directa en dos cofradías más. El Prendimiento tenía previsto estar en la Ribera hacia las 18:30 horas. Era su camino para hacer estación de penitencia en la Catedral. Desde 2008 pasa por el primer templo, pero lo hacía subiendo por la calle Corregidor Luis de la Cerda.
Este año había decidido buscar una alternativa para dejar vía libre a las hermandades de la Agonía y de la Sangre, que venían de la Catedral por este mismo camino. Con el paso por la Ribera, se evitaba «chocar» sobre todo con la del Naranjo o cortar el camino a la de Capuchinos. Mientras las demás seguían por Magistral González Francés, el Prendimiento pasaría por la Puerta del Puente, subiría por la calle Torrijos y entrará por la Puerta del Perdón.
Con la negativa de la Junta, este plan podría saltar por los aires e incluso impedir a alguna hacer estación de penitencia en la iglesia mayor. La Agrupación de Cofradías ha insistido ante la Delegación de Obras Públicas para que se habilite un paso provisional en la Ribera con acceso restringido, de forma que el Prendimiento atraviese esta zona al ritmo más rápido posible y sin que pueda acceder nadie fuera del cortejo, toda vez que al encontrarse en una zona de obras se podría poner en peligro su seguridad.
El delegado provincial de Obras Públicas también mostró su negativa a esta solución provisional e insistió en que la Ronda de Isasa no estará transitable el Martes Santo.
Sin alternativas
La Agrupación de Cofradías no tiene por el momento alternativas al problema, que llegaría en los horarios de entre las seis y las siete de la tarde. Si el Prendimiento siguiera su camino de los últimos años, en Corregidor Luis de la Cerda se encontraría a las 18:30 h. con la Agonía, que habrá salido de la Catedral a las 17:15 horas.
Las alternativas son difíciles y no se han probado, como que la que salga de la Catedral pase por la calle Martínez Rücker en dirección a la plaza de Abades, una zona muy estrecha en algunas de sus partes, pero que podría servir para que los dos cortejos no se encontraran. Luego habría que evitar el cruce con la hermandad de la Sangre, que tiene que salir de la Catedral poco después de las siete de la tarde.
Aún así, la Agrupación de Cofradías no tira la toalla y espera que haya un esfuerzo para que la Ribera se pueda utilizar, aunque sea de forma provisional, y no poner así en peligro la segunda jornada completa de la Semana Santa en que cinco hermandades pasarán por las naves del templo mayor.
Compartir