Aunque la orfebrería cordobesa ya estaba en la élite de Europa desde el siglo XVIII, los imagineros de la ciudad califal han consolidado el despegue que iniciaron la pasada década de manos de una generación excepcional de artistas, y se han sumado al prestigioso grupo de artesanos locales que no solo abastece la práctica totalidad de la demanda de arte y consumibles cofrades que genera la Semana Santa cordobesa (en el 2009, se estimaba que este concepto suponía 2,43 millones de euros anuales directos), sino que también exportan al exterior. De hecho, y especialmente en orfebrería, hay firmas que han reconocido a Diario CORDOBA que el 90% de su trabajo corresponde a encargos foráneos.
El legado de la orfebrería cordobesa, referente desde hace siglos, está actualmente en manos de artistas como Manuel Valera, Antonio Cuadrado o Emilio León. Por su parte, el asombroso despegue de la imaginería cordobesa, y sin necesidad de rememorar el ilustre pasado, viene de mano de nombres tan consolidados como el de Antonio Bernal, al que se han sumado entre otros los de Francisco Romero Zafra, José Antonio Cabello y Alfonso Castellano Tamarit, que reciben encargos de toda Andalucía, Castilla, el Levante español e incluso de Iberoamérica y Filipinas. “Yo, de hecho, tengo un aprendiz filipino… ¡Lo que es internet!”, bromea al respecto Francisco Romero sobre el prestigio que, también en la red de redes, tienen las obras cordobesas. Incluso, los imagineros cordobeses, y venciendo un anacrónico localismo, están siendo reclamados en Sevilla, una provincia que fue referente pero cuyos talleres no pasan por buenos momentos de creatividad (según algunos) pese a figuras de la magnitud de Miñarro o Alvarez Duarte.
Incluso, en campos donde Córdoba era tradicionalmente importadora de bienes y servicios cofrades, la provincia comienza a despegar con bordadores como Francisco Pérez Artés o, en el capítulo musical y de bandas, con las ocho agrupaciones musicales que actualmente amparan hermandades (Cristo de Gracia, la Esperanza, las dos de La Estrella, El Amor, El Caído-Fuensanta y la que está formando La Cena). Solo la fabricación de cerería queda fuera del ámbito productivo cofrade cordobés, ya que hasta en el capítulo de la flor, en donde Córdoba ha recurrido mucho al exterior, se consolidan firmas como Arteflor, Santos Mártires o Flores Eva SL. Capítulo aparte son los cueros y repujados, donde la ciudad no tiene compentencia desde tiempos islámicos con cordobanes, guadamecíes y demás artes en piel.
“No es algo subjetivo. Sencillamente es así: Córdoba exporta Semana Santa. No nos damos cuenta de la riqueza que genera para la ciudad. Y no solo por el empleo o por el incremento del patrimonio cofrade, sino por el prestigio que tienen estos profesionales. Dan nombre a la ciudad, y eso también hay que cuantificarlo”, explica Juan Villalba, presidente de la Agupación de Cofradías de Córdoba.
También puede hablarse de cifras. Al respecto, la orfebrería y la imaginería cordobesa forman el grueso de esos 2,43 millones de euros de gasto en industria de Semana Santa , como definió el informe de Analistas Económicos de Andalucía en el 2009, y que abarca a los artesanos y profesionales de esta actividad, aunque también incluye otros gastos menores (imprenta, consumibles, etcétera) o de servicios que suelen producirse y comprarse fuera (cerería, flores, etcétera). Pese a ello, el grueso de ese gasto corresponde a una actividad artesanal con origen y destino en Córdoba que también es la responsable de la práctica totalidad de empleos directos generados por la Semana Santa, cifrados en ese informe en 204.
Por otro lado, esos 2,43 millones de euros, al aplicarse un coeficiente de 1,384 de efecto inducido, acaban significando un movimiento de 3,36 millones de euros en total al año. Pero, más aún, hay que recordar que el informe de Analistas Económicos no contempla el capítulo de exportación, que en algunas firmas, sobre todo de orfebrería, llega a suponer como se ha dicho el 90% de su facturación. Un simple ejemplo: de 68 obras realizadas en 21 años por el imaginero Francisco Romero Zafra, solo 5 se han quedado en Córdoba y 20 han ido a localidades de la provincia, mientras que ha realizado 17 imágenes para Jaén, 5 para Málaga, 6 para Sevilla, 3 para Murcia, en dos ocasiones para Tenerife, Badajoz, Cádiz y Granada y una para Ciudad Real, Valladolid, Lugo y Alicante.

Fuente de la noticia: Diario Córdoba

Compartir